No tengas prisa

No tengas prisa. A la vida no le importa tu velocidad, sino cuanto corazón diseminaste en tu camino. No va a cronometrar tu llegada, pero te invitará a que tú mismo observes qué cantidad de alma dejaste como estela, qué manojo de sonrisas despertaste a tu paso. En estos tiempos de absurda velocidad, para llegar […]