No tengas prisa

No tengas prisa.
A la vida no le importa tu velocidad,
sino cuanto corazón diseminaste en tu camino.

No va a cronometrar tu llegada,
pero te invitará a que tú mismo observes
qué cantidad de alma dejaste como estela,
qué manojo de sonrisas despertaste a tu paso.

En estos tiempos de absurda velocidad,
para llegar a no se sabe dónde,
porque nadie te espera,
para hacer no se sabe qué.

Donde no importa el cómo,
sino el qué y el cuándo,
atrévete a tomarte tu propio tiempo.

En estos momentos,
precisamente en éstos de urgencia fugaz,
siéntate a mi lado,
contemplemos juntos el atardecer,
mirémonos respetuosos a la cara,
y dejemos a un lado la prisa.

Si alguien nos tilda de locos,
con calma y despacito,
le brindaremos nuestra mejor sonrisa.

Y no tengas prisa.
La vida sigue esperando.

18 Enero ´15 (5)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: